Épila nuevo polo de atracción urbanístico

NUEVO POLO DE ATRACCIÓN URBANÍSTICO

El gran centro logístico que Bon Área construirá el próximo año en Épila ha revolucionado los planes urbanísticos en esta localidad. Los promotores inmobiliarios prevén la construcción de 728 viviendas libres y protegidas con el fin de cubrir la demanda generada por los 4.000 puestos de trabajo que esta planta necesitará cuando esté en funcionamiento.

El alcalde confía en que la distancia a Zaragoza que es de 40 kilómetros, la diferencia de precio en la vivienda respecto a la capital y los servicios que ofrece Épila convenza a los nuevos trabajadores de vivir en esta localidad que cuenta actualmente con 4600 vecinos.

El ayuntamiento ya está preparando la localidad para la llegada de Bon Área. Con el remanente de los presupuestos del año anterior está acondicionando viales, rotondas y conectando un nuevo barrio situado en la vega del río Jalón.

futuro- empleo-Bonarea-zaragoza
Futuro empleo Bonarea Épila

La antigua azucarera será transformada en una zona residencial que albergará 354 viviendas. La adquisición de estas nuevas viviendas será accesible para los trabajadores, puesto que el 30% serán de protección oficial, lo que se traducirá en un mínimo de 140 pisos. El resto de la promoción se destinará a unifamiliares, aunque a diferencias de las otras zonas urbanizables contará con el aliciente de amplias zonas verdes, servicios y la posible reconversión del edificio central de la fábrica en equipamiento comercial.

Algo similar ocurre con el área que rodea el colegio, de casi 8 hectáreas y con cabida para 236 pisos. El alcalde ultima los trámites con la DGA para modificar la cabañera que cruza el sector, cuya propiedad está muy atomizada entre habitantes del municipio y en la que el Ayuntamiento posee terrenos para  construir 80 viviendas. «En este caso, tiramos nosotros y la previsión es tener el proyecto de urbanización en poco más de un año. A partir de entonces, a construir», dice al alcalde tras subrayar que el objetivo no es especular, sino garantizar vivienda a los vecinos.

En primer lugar saldrán al mercado los terrenos aledaños a la piscina municipal, puesto que el proyecto de urbanización ya se ha encargado de concretar el desarrollo de las 138 viviendas previstas en sus 4,6 hectáreas. El alcalde señala que están en manos de vecinos, que levantarán también unifamiliares.

Épila nuevo polo de atracción urbanístico